Foro Facebook G+ Twitter Youtube RSS Contactar
El Peeling es un tratamiento que se utiliza para mejorar el aspecto
de la piel, produciendo la renovación de ciertas capas de la piel.
Uno de los tratamientos más eficaces para el melasma es un Peeling específico, porque
produce la exfoliación de la piel e interrumpe la cadena de síntesis de la melanina.
Los Peelings contra el acné tienen un efecto
queratolítico, antiinflamatorio y antibacteriano.
Los Peelings son, por su efecto de renovación de la piel, una herramienta muy
útil en los tratamientos contra las arrugas y para el rejuvenecimiento facial.
La piel aparece más hidratada, luminosa, con los poros cerrados y
sin imperfecciones superficiales después de un tratamiento con Peeling.
  

Tipos de peelings

Existen distintos tipos de peelings, en función de la profundidad que alcanza su efecto.

Los peelings se clasifican en:

  • Peeling superficiales: con una profundidad de hasta 0,06 mm., eliminan parcialmente (y por tanto inducen la renovación) de parte de la epidermis y no rebasan la dermis papilar superficial. Son los más utilizados porque necesitan tiempos de recuperación cortos y son totalmente compatibles con las necesidades de la vida diaria.
  • Peeling medios: su profundidad llega hasta los 0,45 mm. y pueden penetrar hasta la parte superficial de la dermis reticular. Requieren tiempos de recuperación mayores y también son más eficaces combatiendo los signos del envejecimiento cutáneo.
  • Peeling profundos: con una profundidad de hasta 0,6 mm., pueden llegar a la dermis reticular profunda.

Tipo de peeling más conveniente

El dermatólogo debe definir el tipo de peeling más conveniente para cada paciente.

La profundidad e intensidad de cada tipo de peeling va a depender de:

  • El  agente o ácido empleado:
    • Naturaleza del caústico.
    • La concentración que se ha utilizado del mismo.
    • Frecuencia de aplicaciones.
    • Volumen empleado del agente.
    • Técnica con la que se ha aplicado (pincel, bastoncillos, gasa, o si se aplica de forma abierta o de modo oclusivo, por ejemplo).
  • La piel:
    • Tipo de piel que tenga el paciente: seca, mixta o grasa.
    • Grosor de la piel.
    • Fototipo del paciente (es decir, el grado de pigmentación que tiene la piel que estamos tratando).
    • Preparación previa de la piel (peelings anteriores, tratamientos cosméticos realizados por el paciente).

Tipo de peeling y ácido a utilizar

Cada tipo de peeling emplea un ácido diferente.

¿Desea conocer qué tipo de peeling es el más adecuado para usted? Solicite ahora una consulta informativa gratuita con uno de nuestros dermatólogos expertos