Foro Facebook G+ Twitter Youtube RSS Contactar
El Peeling es un tratamiento que se utiliza para mejorar el aspecto
de la piel, produciendo la renovación de ciertas capas de la piel.
Uno de los tratamientos más eficaces para el melasma es un Peeling específico, porque
produce la exfoliación de la piel e interrumpe la cadena de síntesis de la melanina.
Los Peelings contra el acné tienen un efecto
queratolítico, antiinflamatorio y antibacteriano.
Los Peelings son, por su efecto de renovación de la piel, una herramienta muy
útil en los tratamientos contra las arrugas y para el rejuvenecimiento facial.
La piel aparece más hidratada, luminosa, con los poros cerrados y
sin imperfecciones superficiales después de un tratamiento con Peeling.
  

Tipos de peelings contra el melasma en IML

El melasma es un tipo de mancha que aparece con mayor frecuencia en el rostro de las mujeres en edad fértil (aunque también se dan casos en varones).

El melasma suele localizarse en la zona peribucal, frente y mejillas.

Las manchas de melasma son muy características: son extensas en forma de “paño” y de causa desconocida, aunque aparecen con mayor frecuencia en mujeres embarazadas o que toman anovulatorios. En otros casos se pueden presentar tras exposiciones intensas al sol o después de la aplicación de cera depilatoria sin una adecuada protección solar posterior. Para conocer cuál es el tipo de peeling más adecuado en su caso, puede solicitar una consulta informativa gratuita con uno de nuestros dermatólogos expertos.

Piel con melasma

Esquema de una piel con melasma.

El tratamiento del melasma no es definitivo; se debe extremar la protección solar e incluso aplicar tratamientos de tipo preventivo puesto que puede haber recaídas cuando se vuelve a estar expuesto al sol.

Existen distintos tipos de melasma en función de la profundidad cutánea donde se aloja la mancha de melanina. El tipo de melasma es un detalle importante porque va a condicionar las expectativas de resultado del tratamiento y las posibilidades de recaída:

  • Melamas epidérmicos: son más superficiales y los resultados del tratamiento son mejores.
  • Melasmas dérmicos: más profundos y, aunque se obtiene mejoría, los resultados son más discretos.

Los tratamientos más eficaces para el melasma son aquellos peelings específicos que, además de producir una exfoliación de la piel, están formados por sustancias que interrumpen la cadena de síntesis de la melanina combinadas con otras que facilitan la penetración de las primeras.

En IML consideramos que la respuesta al tratamiento del melasma y la elección del tratamiento también es diferente según el fototipo de piel del paciente; por ello distinguimos entre:

Tratamiento del melasma en las pieles claras

En las pieles claras, el tratamiento más eficaz para combatir el melasma es la realización de un peeling de tipo medio combinado con la aplicación de sustancias despigmentantes.

En dicho peeling vamos a utilizar isotretinoína al 0,15% e hidroquinona al 4% o 10%.

El peeling se aplica en forma de mascarilla que se retira a las 6 horas con agua. La piel se enrojece durante algunos días y comienza a pelarse. Es el efecto exfoliante el que, en primera instancia, va a hacer que el melasma comience a atenuarse.

Los primeros siete días deberá utilizarse con frecuencia una crema hidratante para calmar la piel y entre los siete y diez días el paciente comenzará a utilizar una crema de tratamiento que contiene isotretinoína en menor concentración, que va a ayudar a tratar las manchas residuales.

Tras los dos o tres primeros meses se puede pasar a un tratamiento de mantenimiento más suave utilizando, por ejemplo, cremas despigmentantes que contengan ácido kójico y/o vitamina C. tanto durante como después del tratamiento, se deberá extremar la protección solar.

El tratamiento de melasma

El tratamiento de melasma en pieles claras es distinto al de pieles oscuras.

Tratamiento del melasma en las pieles oscuras

En las pieles más oscuras la mejor alternativa para tratar los melasmas es realizar el tratamiento de forma más progresiva, puesto que tienen una mayor probabilidad de hiperpigmentaciones postinflamatorias.

  • En este tipo de pieles se deben evitar tratamientos con una exfoliación agresiva y se optará por llevar a cabo un tratamiento con peelings a base de ácido láctico, ácido cítrico y ácido salicílico, a los que se añade, en función de la sensibilidad de la piel, tipo y grado del melasma, ácido kójico, hidroquinona al 2% y/o resorcinol. 
  • Normalmente se van a aplicar 5 capas (una cada cinco minutos) y se deberá mantener la mascarilla hasta el día siguiente. Suelen ser necesarias en torno a cuatro sesiones separadas por tres semanas y también se deberá extremar la fotoprotección, así como se deberá utilizar cremas de mantenimiento.

El peeling contra el melasma en pieles oscuras

El peeling contra el melasma en pieles oscuras debe evitar el componente inflamatorio.

Tratamiento en melasmas resistentes

Los melasmas intradérmicos, que son los más profundos, suelen ser los más resistentes al tratamiento.

En estos casos puede ser necesario repetir el tratamiento para mejorar el resultado.

En ocasiones reforzamos el tratamiento realizando, además, una sesión de IPL (Luz Pulsada Intensa) suave. El laser 1540 puede ser utilizado como coadyuvante para llegar a zonas donde el peeling no ha podido penetrar.

Efecto del láser 1540

Esquema del efecto del láser 1540 que se utiliza en IML.

Algunos aspectos a tener en cuenta sobre el tratamiento del melasma

Para el tratamiento del melasma el tratamiento de elección es el peeling.

El médico explora al paciente utilizando una luz de Wood, para saber si se trata de un melasma epidérmico y por tanto más superficial o dérmico (más profundo).

En función del tipo de melasma y del tipo de piel del paciente, el médico escogerá el tipo de peeling más adecuado en cada caso y, cuando se requiera, combinará el peeling con un tratamiento coadyuvante.

Es importante que el paciente obtenga una información realista y que sepa que no puede volver a exponerse libremente al sol, puesto que el melasma puede reaparecer, por lo que debe utilizar protección solar alta (SPF 30 o superior) y evitar la exposición directa al sol.

Protección solar

Tras un tratamiento de melasma mediante peeling
es necesario extremar la protección solar.

Si desea más información sobre los peelings para eliminar el melasma, solicite una consulta gratuita con uno de nuestros dermatólogos expertos