Foro Facebook G+ Twitter Youtube RSS Contactar
El Peeling es un tratamiento que se utiliza para mejorar el aspecto
de la piel, produciendo la renovación de ciertas capas de la piel.
Uno de los tratamientos más eficaces para el melasma es un Peeling específico, porque
produce la exfoliación de la piel e interrumpe la cadena de síntesis de la melanina.
Los Peelings contra el acné tienen un efecto
queratolítico, antiinflamatorio y antibacteriano.
Los Peelings son, por su efecto de renovación de la piel, una herramienta muy
útil en los tratamientos contra las arrugas y para el rejuvenecimiento facial.
La piel aparece más hidratada, luminosa, con los poros cerrados y
sin imperfecciones superficiales después de un tratamiento con Peeling.
  

¿Qué es un peeling?

Un peeling consiste en la aplicación sobre la piel de una o varias sustancias de naturaleza ácida para estimular la exfoliación de la piel, lo que va a permitir una renovación de las capas de la misma.

Eliminación de capas superficiales de la piel

El peeling facilita la eliminación de capas superficiales de la piel.

Este procedimiento tiene un origen antiguo: ya en el antiguo Egipto se utilizaban los baños de leche y se aprovechaban las propiedades del ácido láctico. En 1871, Tilbury Fox describió la utilización del fenol al 20% y diez años más tarde, P.G. Unna describe las propiedades del ácido salicílico, el fenol y el ácido tricloroacético.

Hoy en día los peelings tienen una trayectoria larga siendo utilizados de manera muy extendida para mejorar el aspecto de la piel, atenuar arrugas y disminuir la pigmentación irregular de la piel o los problemas derivados del acné.

¿Desea conocer qué peeling es el más adecuado para usted? Solicite una consulta informativa con uno de nuestros dermatólogos expertos.