Foro Facebook G+ Twitter Youtube RSS Contactar
El Peeling es un tratamiento que se utiliza para mejorar el aspecto
de la piel, produciendo la renovación de ciertas capas de la piel.
Uno de los tratamientos más eficaces para el melasma es un Peeling específico, porque
produce la exfoliación de la piel e interrumpe la cadena de síntesis de la melanina.
Los Peelings contra el acné tienen un efecto
queratolítico, antiinflamatorio y antibacteriano.
Los Peelings son, por su efecto de renovación de la piel, una herramienta muy
útil en los tratamientos contra las arrugas y para el rejuvenecimiento facial.
La piel aparece más hidratada, luminosa, con los poros cerrados y
sin imperfecciones superficiales después de un tratamiento con Peeling.
  

Los peelings y el acné

El acné es una inflamación de la unidad pilosebácea que afecta, principalmente, a aquellas zonas ricas en glándulas sebáceas como son la cara, el cuello, el escote y la espalda.

En esta patología se produce un aumento de la secreción de seborrea por parte de las glándulas sebáceas y la formación de tapones que provocan un acúmulo de ese exceso de sebo y su posterior infección por parte de una bacteria llamada Propionibacterium acnes.

Este conjunto de factores va a provocar la aparición de granos o espinillas, es decir, los síntomas que caracterizan al acné.

El acné es una patología crónica, que suele cursar con recaídas y que puede suponer un serio problema estético y psicológico para aquellos que los sufren que, aunque no exclusivamente, en muchos casos son jóvenes o adolescentes.

El médico debe valorar el grado de acné y, en casos graves, puede ser necesario recurrir al empleo de la isotretinoína oral, que es uno de los tratamientos más eficaces, pero que requiere un estrecho control analítico y seguimiento por parte del dermatólogo.

Para recibir un diagnóstico gratuito del grado de acné e información sobre el tratamiento más adecuado, puede solicitar una consulta informativa gratuita con uno de nuestros Dermatólogos expertos.

Imagen previa

Imagen previa al tratamiento de peeling contra el acné.

 

Imagen después

Imagen después del tratamiento de peeling contra el acné.

 

Solicitar consulta gratuita »

El ácido que con mayor frecuencia se emplea en el tratamiento del acné leve o moderado es el ácido salicílico (normalmente al 30%), puesto que posee:

  • Efecto queratolítico: es decir, que disminuye la cohesión de la capa córnea de la epidermis, con lo que se va a favorecer el drenaje del sebo.
  • Efecto antiinflamatorio.
  • Efecto antibacteriano: ayuda a disminuir la presencia de bacterias, puesto que el Propionibacterium acnes es uno de los factores que favorece la presencia del acné.

La pauta de un tratamiento a base de varias sesiones de peeling con ácido salicílico, (bien como único componente activo del peeling o bien combinado, por ejemplo con ácido azelaico) nos ayuda a mejorar los factores que están desencadenando los brotes de acné.

También se pueden emplear en el tratamiento contra el acné peelings de ácido glicólico o de ácido mandélico, que constituyen una buena alternativa en pacientes alérgicos al ácido salicílico o en zonas de la espalda.

Siempre es necesario realizar un diagnóstico médico previo del paciente, para saber si éste tipo de tratamiento es el más adecuado para las características y la severidad del acné de cada paciente. No se puede hablar de “curación del acné”, sino de tratamientos encaminados a la mejoría de los síntomas y la reducción de las recaídas y de la severidad de las mismas.

En general, las lesiones de acné mejoran rápidamente tras 2 o 4 sesiones que se realizan cada dos semanas, pero pueden ser necesarias hasta 6 u 8, siendo ilimitado el número de sesiones que se pueden realizar. A veces es necesario repetir ciclos de sesiones ante recaídas (especialmente en algunas épocas del año como la llegada del otoño).

Mientras se realiza la sesión, el paciente va a sentir un ligero escozor, que dura unos pocos minutos. Algunos pacientes van a notar un enrojecimiento transitorio y una leve descamación, totalmente tolerable, que dura muy pocos días. Es necesario utilizar un factor de protección solar 30 o superior durante todo el tratamiento. A los pacientes se les pauta, así mismo, un tratamiento cosmético domiciliario a base de alfa y/o beta-hidroxiácidos en concentraciones menores para reforzar y mantener lo conseguido con los peelings.

Primera Consulta Gratuita En IML le atenderá un médico especialista en su tratamiento desde la primera consulta.

Combinaciones de los peelings con otros tratamientos para el acné.

En algunos casos puede ser necesaria la combinación del tratamiento exfoliante con antibióticos orales e incluso en algunas mujeres, puede ser beneficiosa la combinación del peeling con anticonceptivos orales, puesto que hay casos de acné donde se observa una mayor influencia hormonal.

En Instituto Médico Láser de Madrid. tratamos a nuestros pacientes mediante la combinación de los peelings con un tratamiento de emisión de luz de LED´s sobre la zona a tratar, que contribuye a la destrucción de las bacterias, y por tanto va a mejorar la eficacia del tratamiento. Se trata de una terapia fotodinámica para el acné mediante la que, al efecto queratolítico y antiinflamatorio de los peelings, vamos a sumar la acción que sobre la bacteria que causa el acné (Propionibacterium acnes) tiene la luz azul.

En IML también combinamos los peelings con tratamientos con láser. El láser infrarrojo fraccional a 1540 nm. ha revelado ampliamente su eficacia para tratar este problema. Es un láser que se emplea, entre otras cosas, para el tratamiento de las cicatrices residuales del acné que pueden ser mejoradas sin ningún tipo de dermoabrasión, es decir, sin generar heridas que requieren un mayor tiempo de recuperación. La utilización del láser 1540 ha demostrado una importante eficacia en la mejoría del acné activo.


Los peelings pueden combinarse

Los peelings pueden combinarse con tratamientos mediante láser.

 

¿Le llamamos? »

 

En el tratamiento del acné es imprescindible que el paciente tenga unas expectativas realistas, puesto que se trata de una enfermedad crónica que tiene una influencia genética y hormonal, pero que puede ser tratada para mejorar los síntomas, que a veces acomplejan tanto a algunos pacientes, así como para prevenir la aparición de cicatrices posteriores.

Los peelings, entre ellos los de ácido salicílico, han demostrado su capacidad para mejorar los síntomas del acné de forma segura y perfectamente tolerable.

¿Desea conocer qué tratamiento es el más adecuado para su tipo de acné? Solicite ahora una consulta informativa gratuita con uno de nuestros facultativos de la Unidad de Dermatología.

¿Desea más información? las condiciones. Cargando consulta